La mamá que hizo cambiar el apodo de su hijo

Orlando Ballesteros jugó en siete clubes de la Primera División de Colombia más otros de la Segunda Categoría. Actuó como delantero e hizo más de 150 goles a lo largo de su carrera.

El nacido en Barranquilla no debutó en el equipo de su tierra, sino que le dieron la oportunidad en el Atlético Huila donde, apenas, marcó un gol. Sin embargo, fue en 1996 cuando llegó al Atlético Bucaramanga y logró el subcampeonato de 1997. De ese año se recuerda el gol que le hizo al Quindío en Armenia y le dio la clasificación a la Copa Libertadores y, también, a la final que perdieron frente al América.

Justamente, por esa época lo apodaron como el ‘Fantasma’ porque aparecía en el área cuando menos se lo esperaban y anotaba gol. Por eso, casi desde el comienzo de su carrera, se le conoció como el ‘Fantasma’ Ballesteros y ya sería muy difícil quitarle ese sobrenombre.

En 1999, cumplió uno de sus objetivos: jugar en Junior de Barranquilla. Allí vivió algunos momentos difíciles por las fuertes críticas que recibió; cuando no marcaba gol o no jugaba bien le decían que era un fantasma, pero porque no aparecía en el terreno de juego. A comienzos del 2003, fue transferido al fútbol chino aunque terminó devolviéndose al mes porque no le cumplieron el sueldo prometido.

Para el Finalización 2004, vivió su revancha cuando fue campeón con los ‘tiburones’ en la agónica final en la que derrotaron por penales a Atlético Nacional. Ballesteros actuó en el partido de ida, pero no en el de vuelta. Bajo el mando de Miguel ‘Zurdo’ López los de Barranquilla lograron su quinta estrella en el fútbol profesional colombiano.

Foto El Heraldo

Precisamente, por esos meses, Ballesteros le hizo una petición muy especial a los medios de comunicación: que no lo llamaran más ‘Fantasma’. Por cuestiones de su religión no veía muy bien esa palabra y por eso comenzaron a llamarlo el ‘Fantástico’ Ballesteros. Además, los rumores decían que la petición no era de él, verdaderamente, sino de su mamá que se incomodaba mucho.

El cambio no fue para nada fácil, pues varios periodistas seguían llamándolo así. Ballesteros continuó su carrera en Envigado, Millonarios, Pereira, Pasto, Unión Maracaibo de Venezuela, Bogotá FC y Uniautónoma. La verdad, es que siempre será reconocido como el ‘Fantasma’, además de sus goles en la memoria de los hinchas quedó grabada la llamativa sonrisa que casi siempre tenía dentro de la cancha.