El primer equipo colombiano que revolucionó su camiseta y puso patrocinador

Deporte, dinero y negocio han ido de la mano a través de los años. Primero solo se tenían en cuenta las boletas, patrocinadores de los campeonatos, carteles publicitarios, entre otras cosas. Algunos equipos del mundo pusieron marcas en la camiseta para recaudar más plata, los más “puristas” lo consideraban un irrespeto, pero al final todos lo hicieron.

Hay una historia que dice que en los años 50 un jugador del Junior de Barranquilla usó una camiseta con el letrero de Bavaria, no era todo el equipo sino solo ese futbolista que seguramente llegó a un acuerdo de algún tipo con la cervecería. Los clubes colombianos como la mayoría de los del mundo simplemente tenían en su camiseta el escudo del equipo y a veces el logo de la marca del uniforme.

Para 1972 el Once Caldas vivía una situación económica y deportiva muy difícil. Al final de la primera rueda del todos contra todos el equipo era colero junto al América de Cali. Javier Giraldo Neira era uno de los periodistas deportivos más importantes de Manizales, editor de deportes del Diario La Patria, fundador de la revista Nuevo Estadio y comentarista radial.

El comunicador era hermano de Luis Enrique Giraldo, en ese entonces gobernador de Caldas, e intercedió para que de alguna manera ayudaran al equipo de la ciudad. No se sabe bien quien tuvo la idea o cómo llegaron al acuerdo, pero el aguardiente Cristal de Caldas aparecería en la camiseta del Once Caldas. La cosa iba más allá, al uniforme se le agregaría color verde y rojo en alguna parte.

Aparte de eso el nombre del equipo cambió. El historiador Guillermo Ruiz Bonilla recordó que el estreno se dio en un partido ante el América en Palmira, dejó de lado el Once Caldas y pasó a llamarse Cristal de Caldas, con el tiempo ya lo abreviaron a Cristal Caldas. Fue toda una revolución, en la década del 70 pocos otros equipos colombianos tuvieron patrocinio en su camiseta y ya para la década del 80 se convirtió en algo normal.

Sin embargo, algo que nunca hizo otro equipo de Colombia fue cambiar tantas veces de nombre por cuestión del patrocinador. Aparte de Cristal Caldas el Once Caldas fue más adelante: Varta Caldas y Once Philips. Al parecer esa publicidad de 1972 le dio algo de suerte al club de Manizales y en la segunda vuelta del todos contra todos ocupó el octavo lugar.

author avatar
Editorial El Cinco Cero